17 feb. 2012

Entrevista a Hernán Musaluppi

Gente de producción:
Algo que aconsejo es saber quienes son los profesores de la carrera, ya que ellos son los que elaboran los examenes y los que van a estar tomandoles el coloquio (también es aconsejable para las otras cinco carreras). Estos son: Ana María Monaco, Ignacio Rey, Hernán Musaluppi, Javier Leoz y Verónica Cura.

En la revista G7 entrevistaron a Hernán, y, si bien sus opiniones se hacen presentes en cada parrafo, expone conceptos interesantes:

Hernán Musaluppi dice que es un fanático, que el trabajo de producción resulta espantoso, pero que en él se le va la vida. Rizoma Films, la productora que creó en 2001 junto a Natacha Cervi, se involucra cada año en la realización de una ópera prima. Entre sus apuestas (o “caprichos”, como prefiere llamarlos Musaluppi) se cuentan los debuts de directores premiados y reconocidos como Juan Taratuto, Rodrigo Moreno o Adrián Biniez. Además, la productora trabajó en los largometrajes Whisky, Los guantes mágicos y Amorosa soledad, entre otros.

Musaluppi, que también ocupa el cargo de vicepresidente en la Asociación de Productores Independientes de Medios Audiovisuales, diferencia a los productores cinematográficos de las personas que se limitan a administrar recursos. “En nuestro país, faltan productores de cine”, asegura.

¿A qué te referís cuando decís “productores de cine”?
Según la definición técnica, el productor genera un negocio a partir de una película. Sin embargo, para mí un productor piensa el negocio en forma global y reflexiona sobre la realización de la película. Es el responsable de conseguir la plata necesaria para que el proyecto salga adelante de la mejor manera posible.

¿En qué etapa del proyecto entra en escena el productor?
Los productores pueden recibir guiones o salir a buscarlos. En Estados Unidos, muchos contratan a directores para que se hagan cargo de un proyecto. Durante el rodaje, el productor designa a un productor ejecutivo para que administre el presupuesto según lo planeado. En Argentina, el productor y el productor ejecutivo suelen ser la misma persona. Controlamos cómo se administra el dinero que conseguimos.

¿Qué cualidades debe tener un buen productor?
Debe tener un gusto definido y capacidad para compartir decisiones con el director. Además, necesita temple para interactuar con organismos públicos. Por último, es importante que tenga perspectiva para tomar decisiones globales.

¿Cómo es el apoyo que brinda al cine el Estado en Argentina si se compara con otros países?
Excepto en Estados Unidos e India, el Estado juega un rol importante para la industria en todo el mundo. Acá dependemos del INCAA. En otros países hay incentivos fiscales y los gobiernos tienen la obligación de producir películas.

¿De qué depende el éxito de una película desde la perspectiva de un productor?
Una película fracasa cuando no sale como se planeó. Hay películas que son un buen negocio aunque no atraigan al gran público. ¿Quién dice que es fácil? tuvo 500 mil espectadores y El custodio, 60 mil; sin embargo, gané más plata con la segunda película. Algunos films de autor cuentan con subsidios que benefician.

¿Cómo elige Rizoma las películas que produce?
Lo principal es que no nos dé vergüenza ir al estreno. Por supuesto, también tomamos en cuenta que el proyecto pueda generar una red de financiación y que, luego, pueda presentarse en el extranjero.

¿Cuál es tu perspectiva sobre la industria cinematográfica nacional?
Algunos piensan que la industria depende de películas masivas y se preguntan por qué muchos cineastas hacen películas “contra la gente”. Lo importante no es hacer productos masivos, sino generar puestos de trabajo. Creo que falta discutir qué cinematografía queremos en el país. Es un debate que no existe. El cine argentino está viciado porque el Estado subsidia buena parte de la actividad. A nadie le importa debatir nada; sólo se preocupan por hacer películas y cuidar sus negocios. Con respecto a la calidad de las producciones, el cine argentino está en una especie de pantano. Hace unos años hubo una explosión, pero en los últimos tiempos no surgieron directores muy interesantes.

¿Qué dificultades y ventajas implica la producción en Argentina?
Soy un gran defensor del sistema local, pero faltan mecanismos de control más rigurosos para el otorgamiento de subsidios. Está bueno que el sistema devuelva la inversión una vez que se finaliza una película, pero hoy no existen suficientes subsidios para financiar la filmación desde el inicio.

TEXTO MALENA SÁNCHEZ MOCCERO

1 comentario:

  1. gracias pato, siempre tirando data muy util, gracias a la data de Lost in la mancha pase a la segunda etapa, la use como ejemplo en el examen.

    ResponderEliminar